menú del día
Home / , , , / Un plan progresista para México primera parte
Un plan progresista para México primera parte
Por:  / 2 junio, 2015

GUADALAJARA3.0/ Carlos Villa Guzmán

(01 junio de 2015).-

Nadie puede dudar ya que México ha sido profundamente marcado por gobiernos erráticos e impopulares durante casi medio siglo. Los problemas sociales, económicos y políticos se han recrudecido de forma alarmante durante todo este tiempo. El aislamiento, pobreza e inseguridad que padecen millones de familias que viven en las comunidades rurales o en las grandes ciudades cada vez más pobladas y peligrosas, los niveles deficientes en la educación, la falta de empleo y oportunidades, la precaria economía con que subsiste la mayoría, entre otras carencias, todo ello como resultado del fracaso de las sucesivas administraciones sexenales, ha sido un factor importante en la proliferación de ámbitos donde la violencia impone su ley.

En cualquier zona geográfica existe suficiente evidencia de que las políticas neoliberales han socavado, hasta niveles insostenibles, la viabilidad de la nación. Es impostergable un rescate integral de los derechos civiles y del Estado social hoy convertido en un Estado policial-militar-trasnacional. Es imperativo mantener a salvo lo que todavía poseen los ciudadanos, tanto en bienes materiales como su tranquilidad y fuentes de trabajo, entre otros elementos indispensables que permitirían, dada la abundancia de recursos y capacidad productora, ofrecer una calidad de vida digna. Es preciso sacar al país de su inestabilidad, del estancamiento y principalmente de la espiral de violencia que se dispara y dispersa de forma incontenible. Se trata de imaginar y en lo posible poner en marcha un plan maestro, amplio en su alcance, que pueda ser ejecutado en el corto, mediano y largo plazo. Además, es necesaria una voluntad multiplicada y compartida por la gente de toda condición.

Este plan cuyo diseño compete a todos los interesados que tengan mayoría de edad, ha de contemplar aspectos fundamentales que logren cimentar la nueva construcción del país, con una definida orientación de equilibrio y justicia social. Los puntos de vista, opiniones y reflexiones que se exponen a continuación como un llamado a la materialización de este fin, se nutren igualmente de puntos de vista, opiniones, observaciones y reflexiones que suelen compartir los expertos, algunos más reconocidos que otros en diferentes disciplinas, sobre todo en el área de las ciencias sociales, asimismo de aquellos otros aportes provenientes de fuentes menos formales sin embargo no por ello desestimables en cuanto a la calidad y pertinencia de los datos que nos dan ya que corresponden a los talleres, las clases, las conversaciones e intercambios a la hora del café, etcétera.

Están presentes en estas líneas algunos aspectos de lo que es palpable y visible en el día a día del espacio que habitamos en todas sus facetas humanas y aquello otro que se quedó como histórico pero que continúa viviente, y aunque no lo veamos se percibe. Todo esto nos ayuda a tener una forma de pensar; es decir, ciertas ideas con las que interpretamos continuamente -aunque suelen cambiar- la realidad.

Pudieran parecer cuestiones formuladas por una mente quijotezca de alguien que divaga con ánimo aventurero y romántico. Se parece a la utopía y al lirismo de un espíritu inspirado y a la vez iluso. Sin embargo, debemos en principio pensar que las salidas de problemas tan agudos y dramáticos deben ser igualmente agudas y dramáticas. O seguimos igualmente padeciendo y condenando con la palabra, sólo con la palabra, a medio mundo y sin embargo permaneciendo anclados, sin avanzar o acaso retrocediendo, o nos atrevemos a ser algo más que la gente manipulable o “teledirigida” y damos el primer paso hacia adelante, uno sólo pero firme y revolucionario.

El plan se fundamentaría en los siguientes puntos.

1. Cancelar de forma definitiva las dinámicas neoliberales en todo orden. No más libre mercado con privilegios y concesiones sin control a empresas nacionales y trasnacionales. (Como exención de impuestos, aranceles, etc.) Cierto control, estratégico de la economía debe ser ejercido por el Estado para proteger la base de la producción y el mercado nacional. Es preciso además reforzar el esquema de las microindustrias y talleres familiares capaces de llevar mercancías y productos a los mercados mundiales.

2. Volver a revisar y en su caso modificar la Constitución con la finalidad de que permanezcan los bienes de la nación garantizados para utilidad e interés del pueblo, en lugar de ser propiedad de intereses capitalistas oligárquicos. Esta medida requiere aplicación a partir de un nuevo pacto social constituyente, por lo que es imperativo convocar a construir este acuerdo nacional.

3. Restituir a la ciudadanía, bajo este mismo parámetro, la riqueza del suelo, los recursos estratégicos, así como espacios de litoral y otros que han sido adjudicados a particulares, incluso extranjeros.

4. Suspensión inmediata del pago a la deuda externa en forma unilateral y definitiva. Sin que pese en el ánimo el temor de una invasión o embargos de parte de los acreedores. La deuda externa es el pretexto sustancial de la opresión y explotación de los pueblos y de esa manera debe ser considerada. No existe manera de probar la legitimidad de esta medida financiera a todas luces inmoral, obsoleta por su carácter colonialista y por demás injusta hasta la criminalidad.

5. Cancelación de forma definitiva de las licencias o concesiones para los medios de comunicación otorgados a particulares. Es preciso inaugurar una era de la comunicación con objetivo social, plural, democrático, incluyente y popular.

6. Crear nuevos medios de comunicación con pertenecía y representación de los diferentes ámbitos sociales, esto es: Sindicatos, ONGs, instituciones de educación públicas y privadas, agencias y compañías artísticas y promotores culturales, el Estado y accionistas. Esta medida reduciría notablemente el conflicto social cuyo origen radica fundamentalmente en las grandes contradicciones históricas de nuestras raíces culturales y étnicas que padecieron dominación y explotación.

7. Impulsar la economía mixta con una fuerte participación del Estado, transparentando toda operación mediante concejos ciudadanos.

8. Ejercer un movimiento civil pacifista y progresista para respaldar dicho proyecto de reconstrucción del país.

9. Llevar a cabo un plan conjunto de tareas colectivas para la recuperación de la sociedad y la calidad de vida de los mexicanos o extranjeros residentes o naturalizados en México. Ante cualquier iniciativa ciudadana que afecte los intereses de las cúpulas del sistema, éstas responderán con medidas económicas que buscarán asfixiar la economía mediante la especulación, fuga de capitales, cierre de negocios y fábricas, etcétera. Por tanto será necesario contar con medidas emergentes para organizar el abastecimiento al comercio y al consumo. Asimismo generar fuentes de trabajo alternas para contra restar los efectos de los despidos masivos y recortes salariales que harán los grandes comerciantes y empresarios, principalmente.

10. Pactar un nuevo orden social que obedezca a los intereses populares, como principio rector, y contemple además una distribución equitativa de la riqueza y las oportunidades.

11. Retomar ideas y prácticas socialistas que han probado eficacia en países latinoamericanos.

12. Frenar de golpe el intervencionismo e injerencia norteamericana en los asuntos de la política interior y exterior del Estado mexicano.

13. Reducir la compra de armamento a Estados Unidos.

14. Transformar las fuerzas armadas en revolucionarias para el resguardo de los bienes y la seguridad nacional en el nuevo orden constitucional.

15. Modificar o en su defecto suspender en forma definitiva el TLC, con Estados Unidos y Canadá. Desde la participación en el GATT en los años ochenta, la economía de México padece fracturas que han tenido un enorme costo social al degradarse de forma alarmante los niveles de

vida y las oportunidades de los ciudadanos, principalmente desde las clases medias hacia las más carenciadas. En resumen pudiéramos decir que los tratados comerciales con los países del norte, principalmente con Estados Unidos, han sido sumamente desventajosos en razón de ser México el socio débil y por tanto el que asimila los efectos más nocivos de dichos tratados.

16. Pactar un acercamiento de cooperación solidaria y estratégica con los países que integran la ALBA.

17. Reconstruir el tejido social mediante iniciativas y acciones que estimulen la participación de la juventud.

18. Aplicar medidas anti monopólicas en todas las actividades industriales y mercantiles.

19. Controlar y limitar la inversión extranjera.

20. Recuperar y fortalecer la banca.

21. Exigir visa a los turistas o visitantes norteamericanos y de cualquier país cuyo gobierno pida visa a los mexicanos, siguiendo el ejemplo de Brasil.

22. Confiscación de bienes nacionales o estatales que fueron adquiridos por particulares, sobre todo a partir del ingreso y aplicación del neoliberalismo, principalmente instalaciones y equipo ferroviario, medios de comunicación, ingenios, siderúrgicas y transportes.

23. Crear una banca nacional para impulsar el desarrollo.

24. Fortalecimiento a las asambleas de grupos y comunidades étnicas, con respeto a su autonomía de gobierno.

25. Impulso al desarrollo pecuario mediante créditos de bajo interés, asimismo implementar toda la asistencia técnica posible, para recuperar la producción alimenticia en el campo.

26. Protección total al medio ambiente y los recursos naturales.

27. Cancelación de políticas de exclusión que alimenten fobias racistas o de cualquier índole que atenten contra la diversidad cultural.

28. Protección irrestricta de los derechos de la mujer, inclusive el derecho al aborto.

29. Protección absoluta a los derechos del niño.

30. Protección a las libertades políticas, religiosas o de cualquier especie, que no alteren el orden social.

31. Garantizar educación gratuita, servicios de salud y seguridad social, en todos los niveles, a la totalidad de la población.

32. Impulso y fortalecimiento a la democracia mediante una reforma política integral, que inhabilite a los partidos políticos, en tanto se conforma un nuevo orden de participación representativa eminentemente popular. (Cancelación temporal de los partidos políticos)

33. Instauración de procesos electorales libres, transparentes y participativos.

34. Desarticulación y erradicación de núcleos de fuerzas de facto que violentan leyes.

35. Incremento sustancial y amplio a la inversión directa en investigación y desarrollo tecnológico. Abrir, con cautela, el ingreso de capital extranjero dirigido a este rubro.

36. Expropiación de bienes y aplicación de procesos judiciales a quienes se enriquecieron ilícitamente por medio de cargos públicos, comenzando por los ex presidentes que gobernaron a partir de 1988. Lo mismo para funcionarios, militares y jefes policiacos que se les compruebe crímenes de lesa humanidad contra ciudadanos o contra los intereses de la nación.

37. Recomposición de la política exterior para que México sea nuevamente garante de derechos humanos y solidaridad con los pueblos históricamente oprimidos y explotados.

38. Expulsión definitiva de agentes del Pentágono, la CIA, la DEA o cualquier tentáculo oficial o extraoficial del gobierno norteamericano. Impedimento tácito y firme para que lleven a cabo operaciones en territorio nacional.

39. Readaptación de la economía con base a una moneda de plata.

40. Cancelación definitiva a las concesiones mineras de compañías extranjeras o nacionales que incumplan leyes laborales, ambientales u otras. Exigencia de pago de impuestos justos en base al nuevo marco constitucional.

41. Impulso racional y firme a la generación de energía limpia y renovable.

42. Ejecutar un plan de rescate con urgencia a los sectores más empobrecidos que suman casi la mitad de la población.

43. Revisión y control de la cultura que circula en forma popular y masiva, para erradicar discursos o mensajes atentatorios de la moral ciudadana. Prohibición para la producción y circulación de material que incite prácticas que degradan los valores de la sociedad. Esto debe ser cuidadosamente aplicado para no incurrir en prácticas inquisitoriales, sino simplemente depurar la cultura, sin incurrir en sesgos unilaterales religiosos o de cualquier índole. Esto equivale a elevar la mentalidad y la conciencia, con orientación hacia el respeto mutuo tomando en cuenta las diferencias, dentro de un marco legal y consensuado en cuanto a dichos valores que enarbola la sociedad.

44. Protección irrestricta de los derechos y libertades humanas.

45. Promoción de una cultura de la vida, del trabajo digno y de los deberes ciudadanos.

46. Control racional de la densidad poblacional, la reproductividad, la potestad familiar y patrimonial. Creación de leyes demográficas y familiares, en base a análisis y cálculos socioeconómicos y culturales. México ocupa el primer lugar a nivel mundial en embarazos de menores de edad.

47. Diseño y aplicación de seguros para el desempleo y seguridad social, por edad para todos o por trabajo en el hogar que no fue remunerado para el caso de las mujeres adultas. Tal como se lleva a cabo en Argentina.

48. Becas alimenticias y de ayuda económica para todos los estudiantes del país que lo requieran.

49. Recuperación y fortalecimiento de la marina mercante y flota pesquera nacional.

50. Impulso a un plan alimenticio nacional basado en la producción marítima y pesquera.

51. Reconstrucción y fortalecimiento del sindicalismo.

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.