menú del día
Home / , , , / La narrativa del terror
La narrativa del terror
Por:  / 19 noviembre, 2015

Andrés Solbes/Guadalajara 3.0

Hace cuatro días el mundo sufrió, empáticamente, los terribles hechos acontecidos en la capital francesa. Un grupo de humanos armados hasta los dientes y programados en una narrativa del terror irrumpieron en el teatro Bataclan. Mataron a diestra y siniestra, disparando odio en forma de balas que habría de privar la vida de más de 100 personas…

El olor a té y dátil fue socavado por el de la pólvora quemada, de nueva vez, un grupo de hombres con chalecos llenos de explosivos se inmolaron en una mezquita y en una panadería en la capital libanesa. El llamado a la mezquita no se volvió a escuchar…

Bien decía Ghandi que La violencia es el miedo a los ideales de los demás”, las muestras de locura sucedidas la anterior semana han sido las peores del año dentro de la narrativa del terror.

¿Qué es la narrativa del terror?

Es el cuento, el hilado, el entramado de los medios de comunicación masiva en poder de 6 organizaciones globales que pretende llevar la atención de las masas a donde más les conviene. Jamás, y lo dejo escrito, me atreveré a decir que una muerte vale más que la otra. Las muertes de los parisinos son igual de dolorosas que las muertes de los libaneses e igual de dolorosas que las de los acapulqueños acribillados la semana pasada. En materia de guerra y muerte el hombre sigue siendo un animal, sediento de sangre, esclavo de sus pasiones. Sin importar su cuna ni su universidad el hombre peca de ignorante, como los esclavos de Isis que en una incomprensible búsqueda de fe se enajenaron en la primer ridiculez del mercado espiritual que pudieron hallar en lugar de usar su vacío interior para descubrir más y mejores oportunidades de vivir. Peca de soberbio, como François Hollande ordenando el bombardeo de puntos estratégicos de Isis donde solo puedo ver niños muertos en las fotos del siguiente día. Peca de omisión como EPN que se une empáticamente a los parisinos y regala un abismo de silencio al reclamo nacional por los más de 100,000 muertos de la masacre de las drogas que él avala, defiende y mantiene. Peca de hipócrita como Mark Zuckerberg que permite tener un filtro de bandera francesa en tu foto de perfil mientras los muertos de México, Líbano y un sinfín de lugares más pueden irse directo al carajo. Peca de odio, como lo comentarios del Facebook que terminan en peleas ridículas por ver quién sabe más… Peca y peca y vuelve a pecar, el humano en el Samsara por a un solo Dios rezar…

  • Los estados mentales están precedidos por la mente, liderados por la mente, creados por la mente. Si uno habla o actúa con mente impura, de aquí el sufrimiento lo sigue a uno como la rueda sigue la pata del buey que tira el carro.
  • Los estados mentales están precedidos por la mente, liderados por la mente, creados por la mente. Si uno habla o actúa con mente pura, de aquí la felicidad lo sigue a uno como la sombra que no se aparta.
  • “Me insultó, me golpeó, me venció, me robó”; en esos que se envuelven en esto, el odio no se apacigua.
  • “Me insultó, me golpeó, me venció, me robó”; en esos que no se envuelven en esto, el odio se apacigua.

Capítulo 1

Versos gemelos

Dhammapada

Siddhartha, el buda, nos lo enseñó hace miles de años. El nos revelo el comportamiento de la mente que todo lo sustenta. ¿Podrías negar amigo judío, amigo cristiano, amigo musulmán, que sin tu mente no podrías experimentar la vida? Como un vegetal postrado, como un comatoso recostado, vivirías sin poder experimentar ni el frío, ni el calor, ni el dulce ni el amargo, ni el odio ni el amor. En la mente yace el secreto de la liberación del dolor. Yace el fin de la guerra y el fin de los ejércitos.

Lamentablemente para los narradores del terror no puedo seguir escuchando un épico soundtrack de guerra al estilo TopGun cuando veo despegar los bombarderos franceses rumbo a Siria. Ya no les creo, no les creí su estúpida guerra de intereses económicos en Irak, tampoco les creeré esta estúpida guerra de ajuste de cuentas en Siria. Desconozco de fondo los intereses que particulares tienen sobre Siria, pero bien se, por que el pasado lo ha revelado, que las guerras jamás se han librado por honor ni bienestar. Las guerras son el producto de los lunáticos ordenando a los imbéciles. Los pobres y hambrientos que al dejar el lápiz agarraron el fusil. Los que aun creen en las guerras, en los países, en las diferencias. Los que no saben sentir, los que se han privado de amar. Los que no saben ver a los ojos al negro y al blanco al amarillo y al rojo y saber que dentro de ellos late el mismo corazón y fluye la misma sangre. Ya no les creo, ¿les crees tú amigo lector?

¿Les vas a volver a creer a los narradores del terror que te dicen a quien odiar y a quien amar? Padre, madres del mundo ¿le volverán a regalar a sus hijos a la máquina de guerra que les dice a quien apuntar y a quien defender? ¿Qué acaso no has vivido? ¿Qué acaso no has viajado? Has visto que en la costa y en la montaña, en el campo y la ciudad, todos sentimos igual, todos tenemos miedo y amor y luchamos, realmente luchamos por poder vivir en paz dentro de nuestra propia piel. Mal educados y abandonados a una fe exterior hemos creado ídolos (aunque la misma religión advierte de los peligros de los ídolos). Y en esos ídolos hemos puesto nuestra fe y les hemos rezado, en oración privada o en abierta demanda, que nos den libertad, que nos den seguridad. Esos ídolos que guían los países y se han vuelto dictadores pretenden seguir diciéndonos a quien matar y a quien adorar. Amigo, hermano, hermana, lector… Despierta… El teatro de la vida, cuyo telón abre y cierra sin parar, no tiene porque seguir estelarizando guerras.

“Si les enseñamos a meditar a cada niño de 8 años, eliminaríamos la violencia del mundo en una sola generación»”

Dalai Lama

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.