menú del día
Home / , , , , , / La ley de deuda pública y de presupuesto, del siglo pasado.
La ley de deuda pública y de presupuesto, del siglo pasado.
Por:  / 11 octubre, 2015

Guadalajara 3.0/Carlos Zaragoza

Si le echamos un ojo a dichas leyes estatales, nos encontraremos que fueron dictaminadas en tiempo de “bebeto”, quien concluyó su mandato en el 2001. Apenas iniciaba la década pasada y ya se iba Alberto Cárdenas Jiménez, de casa Jalisco. Y es que, basta con leer un poco estas dos leyes para notar lo anacrónicas que se encuentran ante los tiempos que hoy demandan la ciudadanía organizada y no, más, el sector privado empresarial, no por nada se conformaró un consejo de cúpulas empresariales para recibir informes de parte de la SEPAF ante la próxima “deudita” de $3800 millones, que esta por aprobar el congreso.

En la ley de deuda pública se contempla a la auditoría superior de Jalisco, como entidad revisora del gasto público ejercido por el estado, la universidad de Guadalajara y los municipios, (esta de mas hablar sobre los escándalos políticos de los últimos años en torno al auditor del Estado).

Mientras que la ley de presupuesto, contabilidad y gasto, especifica en su artículo 7 que, los criterios para la elaboración del presupuesto se deben de basar en el plan estatal de desarrollo, sin embargo pareciera que las partidas de fomento municipal, fondo compensatorio a municipios, son ejes de estatales de desarrollo, per se, ya que se contemplan dentro de las 62 partidas que el estado presupuestó, para erogar (= usar) el gasto público, de las mismas, este ejercicio fiscal 2015.

Cuando sabemos que, en realidad dichas partidas podrían traducirse en mejoramiento urbano, lo cual no es más que, pintar bancas, balizar calles o dicho en otras palabras, darle una, “manita de gato”, a todo lo que este en control del municipio. (Esperando que Alfaro logré darle un sentido urbanístico más ah doc a las necesidades de ciudad y comunidad de las/os tapatíasos, haciendo honor a su formación académica).

Comento esto por que el ejecutivo el Viernes pasado, aprobó una deuda de $3800 millones, de los cuales $400 millones irán para los ayuntamientos, y estos mismos lo aplicarán en rubro que bien podrían haberse presupuestado en las partidas del presupuesto de egresos del presente año fiscal.

$170 millones para la Benemérita Universidad de Guadalajara, que está catalogada con la partida 4145 en el presiento de egresos del 2015.

Para este año se dictaminó un gasto público de $87,694,651930.00 millones de lo cuales, se han gastado aproximadamente $58 mil millones, (un poco mas para ser exactos), aun queda un margen de $30 mil millones. Pero se está pidiendo mas deuda.

Además si la deuda se pide para pagar vagones de tren, la continuación de CUTONALÁ y otro centros universitarios, en el caso de la universidad no es la primera vez que tiene su partida en el presupuesto de egresos, ¿por qué no se contempló desde el diseño del presupuesto de egresos 2015?, ya ni se diga de los vagones de tren que no es una obra que haya surgido ayer.

Ante este desorden fiscal nos enfrentamos, es momento de analizar muy bien dichas leyes, para echarles una “refrescadita” que contemple los últimos movimientos de presión política ciudadana, el desgaste presupuestal y sobre todo las prioridades de inversión social en nuestro Estado, para lograr una concordia entre dichos elementos y tener leyes más al día de la vida civil, política, y económica de Jalisco.

La próxima legislatura estatal, tiene el reto de tocar estas leyes y añadirles, un mecanismo democrático que permita, la consulta pública vinculatoria para seguir contratando más deuda.

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.