menú del día
La barbarie 2015
Por:  / 12 noviembre, 2015

Guadalajara 3.0/Andrés Solbes

“El hombre nació en la barbarie, cuando matar a su semejante era una condición normal de la existencia. Se le otorgo una conciencia. Y ahora ha llegado el día en que la violencia hacia otro ser humano debe volverse tan aborrecible como comer la carne de otro.”

Martin Luther King

Hace más de 50 años fue asesinado el pastor que se atrevió a hablar en contra de la injusticia, el racismo y la locura. Fue asesinado en el balcón de un hotel a sangre fría por otro ser humano. La sed de sangre parece difícil de saciar en esta ignorante humanidad. Pareciera, que ella, la sangre, es la fuente de nuestro animal interior y al día de hoy seguimos derramando millones de litros de sangre. Estamos tan acostumbrados al derramamiento que inclusive podemos disfrutar de él en nuestros supermercados. Sí, es correcto, matar a un animal, sigue siendo derramar sangre. El consumo de carne animal, por donde deseemos verlo, es terrible. Tan solo hace menos de 20 días la OMS publicó que la carne roja y los embutidos de carne son cancerígenos, vaya sorpresa…

Pero esto no es una columna sobre los peligros de comer carne roja, ni una invitación a ser vegetariano, es una invitación a reflexionar sobre nuestros hábitos. El consumo de carne roja y embutidos, por donde se vea, es una práctica tóxica. En primer lugar, ese rico taco de carnitas o ese sabroso taco campechano en el puesto de la esquina traen las siguientes consecuencias:

 

  1. Triglicéridos altos
  2. Obesidad
  3. Hipertensión
  4. Aumento de colesterol malo
  5. Aumento de riesgo de infarto
  6. Gota
  7. Reuma
  8. Cálculos en los riñones
  9. Cáncer colo rectal
  10. Cáncer de páncreas
  11. Cáncer de próstata
  12. Cáncer de estomago
  13. Endometriosis (en mujeres)

 

En el ambiente:

  1. Por cada kilo de carne que consumas se habrá producido:
  2. 34.6 kg de CO2
  3. 340 gramos de dióxido de sulfuro
  4. 59 gramos de fosfato
  5. Se habrán usado y contaminado 15,000 litros de agua (considerando la huella hídrica, es decir, toda el agua que se necesita para lograr un kilo de producto terminado, desde la alimentación hasta la limpieza de los equipos que cortan la carne)

 

La producción de carne roja es terriblemente contaminante, tan solo en Estados Unidos, y gracias al trabajo de investigación de un reportero se lograron fotos de lagos, sí, lagos enteros,  de sangre, orín y excremento que generan los CAFO (operación concentrada de alimentación animal por sus siglas en inglés)Sin título

La producción de un solo kilogramo de carne roja es equivalente a usar un auto europeo por 250 kilómetros y su producción requirió suficiente energía como para usar una bombilla de 100 watts durante 20 días.

Hablemos de forma global.

En todo el mundo existen 964, 640, 000 vacas. Cada una de ellas pesa un promedio de 650 kilos, algunas hasta una tonelada.

Si mantenemos ese peso promedio de 650 kilos podríamos decir que para llegar a la producción total de vacas este año se produjeron y usaron:

33, 376, 544,000 kilos de CO2

327, 977,600 kilos de dióxido de sulfuro

56, 913,760 kilos de fosfato

14, 469, 600,000,000 litros de agua

La realidad de esta vida es que el mundo que estamos dejando no depende de nuestro gobierno, ni de los partidos, ni de Estados Unidos. El mundo se construye día a día, con cada pequeña acción y espero, después de estas cifras, reconsideres tu elección diaria de alimentos y empieces a pensar en la huella que tus compras diarias generan en el mundo.

 

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.