menú del día
Home / , , , / Hipólito Mora: La lucha desde la política
Hipólito Mora: La lucha desde la política
Por:  / 29 abril, 2015

Guadalajara 3.0/Aritmetica Jaime Oliver. Columnista

(29 de abril de 2015).- En México la política no sustituyó a la guerra, sólo la encubrió con leyes, con el monopolio de la violencia del Estado y con elecciones que no posibilitan la rotación real de gobernantes. La guerra en México no es simbólica, la guerra se presenta de forma material; las personas mueren en combates sean o no combatientes, tengan o no un propósito social, sean o no culpables. Pero la causa de la guerra material en México no son las armas, los negocios o la cultura, la guerra se originó y se conserva con el mal uso de la política.

La situación de guerra en Michoacán orilló a sus pobladores a armarse y organizarse en grupos de autodefensa. Las instituciones del Estado no habían podido controlar la situación o simplemente fueron indiferentes ante ella. Los grupos de autodefensa usaron la violencia para acabar con la situación de inseguridad, fue ese mismo uso el que llevó a dos de sus líderes a la cárcel. Sólo el Estado puede usar la violencia y ellos la habían usado fuera de sus órdenes, era necesario castigarlos. El Doctor Mireles e Hipólito Mora, los líderes más representativos de las autodefensas, fueron encarcelados cada uno en una situación diferente, pero con una característica en común: usaron la violencia fuera del mandato estatal, debatieron el monopolio de la violencia del Estado.

Nueve días después de ser liberado, Hipólito Mora se presentó como candidato a una diputación federal por el partido Movimiento Ciudadano. Ante tal evento, algunas personas podrían considerar que Hipólito se ha rendido y que al entrar al sistema se separará de las consignas de la lucha. La razón de esa opinión es la mala reputación de la política en México, la política se considera “mala”, la política reproduce o no resuelve la desigualdad, la inseguridad y la ignorancia. Jugar con las reglas de la política mexicana representa entrar en la lógica de la reproducción de esos males.

Sin embargo, la entrada del líder autodefensa en el juego electoral no lo sacó de la lucha, por el contrario, lo colocaba en la lucha que es necesario ganar para que la guerra termine, la lucha por política, el medio responsable de crear orden y seguridad. En la redacción de Revolución 3.0 se presentó una declaración de Mora: “Quiero seguir por la vía política, con el deseo de bajar recursos para la gente que lo necesita. Quiero luchar por ustedes y poner en alto los nombres de muchas personas que perdieron la vida por ustedes; tengo que luchar por ellos”.

HIPOLITO

“No hay que creer en partidos que sólo salen ricos, Michoacán era esclavo de delincuencia”: Hipolito Mora

La forma de parar las muertes es hacer que la política sirva para terminar con la guerra. El monopolio que hay que debatir y combatir es el de la política que tiene la clase gobernante. Ellos han hecho de la política un medio de enriquecimiento y control, más no un medio para conservar el orden y la seguridad. Desde la política se dirige el monopolio de la violencia; es por medio de la política que se puede transformar a la violencia en orden y no en guerra.

Hipólito Mora está por llevar una de las luchas más difíciles que sólo es posible ganar con el empoderamiento de los ciudadanos, mismos que consideran que la política no cambia nada, que su voto se compra con un paraguas y que el más guapo se ve mejor como gobernante. Hipólito tendrá que combatir a los que hacen política de reproducción de la situación y en contra de la mentalidad que desprecia a la política; dos combatientes titánicos.

 

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.