menú del día
Home / , , , , , , , , / ¿ESTACIONAMIENTOS O MOVILIDAD SUSTENTABLE? ATTE. LOS COLOMOS.
¿ESTACIONAMIENTOS O MOVILIDAD SUSTENTABLE? ATTE. LOS COLOMOS.
Por:  / 14 enero, 2016

En los pasados días estuvo circulando en redes sociales una fotografía donde aparecían cuatro boletos de estacionamiento con folios consecutivos del amado y a la vez desprotegido bosque urbano Los Colomos; la indignación era por que los cuatro tickets representaban el egreso de un solo automóvil, no se necesitaba ser un académico o mucho menos un técnico en métodos cuantitativos para preguntarse ¿Qué diablos estaba pasando? o ¿Por qué de manera atrevida y a plena luz del día tenía que pagar y recibir cuatro boletos? Teorías conspirativas y reclamos a los “cuatro vientos” sobraban dentro de los comentarios que había en el post, algunos apuntaban al taquillero, lo señalaban como en los tiempos de 1929 de cleptómano y carterista, desafortunadamente la mayoría de los reflectores no apuntaban a él, su fama solo era momentánea, pasajera y simplemente sospechosa; la publicación tenía otros tintes: golpeteo político, descalificación y crítica hacia el actual presidente municipal de Guadalajara; el primer responsable por la toma de decisión al aumentar el precio del estacionamiento, nombrarlo solo haría más mesiánica su imagen y los políticos hoy en día son expertos para convertirse en “bandoleros de la semántica”, además en tres meses y cachito es imposible avalar una gestión trienal. El argumento, la justificación y plan de acción eran final y oficialmente divulgados el pasado domingo 10 de enero cuando se publica e inmediatamente viraliza por redes sociales un video dirigido por su equipo de comunicación. Pero vamos al grano, al tema de movilidad, la conciencia cívica, las políticas públicas para proteger el medio ambiente y el mensaje de propuesta.

 

Aunque el tema generó una auténtica y legítima polémica en el espacio público y en el espacio comunicacional debemos ver las cosas como son: con objetividad, serenidad y ecuanimidad; se obtuvo abierta y públicamente una arenga acompañada de hechos y operatividad interesantes; la propuesta por demoler la mitad de la superficie destinada a cajones de estacionamiento, recuperarla, reforestarla, quitarle espacio a los coches y regresárselo a los árboles, me hacen reconocer el proyecto e iniciativa como necesaria y sustanciosa.

 

En el video publicado el pasado domingo, se aprovechaba la tecnología de la información para dejar en claro la postura y visión de los hechos y sobretodo para dar la cara, convencer y encuadrar un marco institucional de agenda de “prioridades”; el momento cumbre para cualquier comunicador que había seguido de cerca este debate o agenda.

 

A continuación hago un breve compilado de los puntos relevantes en el mensaje: disminuir el uso desmedido de los automóviles, mismo que apunta (y todos sabemos) a un colapso urbano de movilidad pues nuestra metrópoli no cuenta con líneas suficientes de tren eléctrico urbano, qué decir del transporte público y la carente planeación en materia de urbanismo es evidente y dolorosa. El mensaje busca sensibilizar a la población para que ésta se encuentre dispuesta a colaborar en temas de confort y recaudación. Se hace una enérgica detracción a los anteriores gobiernos por la destrucción de áreas verdes, mismas que sirvieron para destinar y recompensar a más de 500 (potenciales) autos estacionados, una oferta que hace un mes se mantenía inmune; políticas señaladas por el egresado del Colegio de México de absurdas. Se presentó una comparación con los costos de estacionamiento que cobran las plazas comerciales y la natural apertura que tiene la ciudadanía para con éstos pero resaltando la probable negativa de pagarlos para un parque emblemático. Por consiguiente se invita a todos a usar bicicleta, transporte público y compartir autos como medios para llegar al bosque.- desincentivando así el uso del auto. Se lanza una promesa de inversión histórica (con o sin la recaudación del cobro del estacionamiento) para este nodo de esparcimiento que sirva de rehabilitación, dignificación y mantenimiento del bosque y finalmente -dentro de este drama que provee la comunicación política- se manifiesta un juramento en dejar el cargo de presidente municipal si se construye una casa más en la zona!

 

El ayuntamiento de Guadalajara y sus áreas correspondientes terminan por aprovechar la plataforma, exponiendo que ésta labor sirve como banderazo de salida para la carrera hacia la movilidad sustentable ¿Es acaso una respuesta que se dio sobre la marcha y de manera improvisada gracias a la polémica generada? ¿O es en verdad el punto de partida hacia un tipo de movilidad que muchos tapatíos añoramos? ¿Por qué no se realizó el aumento el primer día de la administración, las condiciones técnicas, jurídicas e institucionales lo impidieron? ¿A caso estamos presenciando una intensa y potente campaña de comunicación postmoderna asistida de una agenda política vanguardista, provocativa y exitosa o sólo estamos presenciando sensacionalismo político? Habrá que estar muy al tanto para que no se originen efectos colaterales en temas de seguridad, esparcimiento y economía por la aplicación de dicha medida. Estoy seguro que si las personas ven los resultados de manera real y notoria no solo estarán dispuestos a pagar el monto, eventualmente agradecerán el atrevimiento de dicha política.

 

Para finalizar, comparto a todos mis lectores un proverbio oriental que servirá como aliciente de confrontación con lo sucedido por el aumento del costo del estacionamiento: “algunas veces lo que queremos no es lo que necesitamos y otras veces lo que necesitamos no es esencialmente lo que queremos”

 

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.