menú del día
Home / , , , / Ayotzinapa en Guadalajara: lucha por el poder popular
Ayotzinapa en Guadalajara: lucha por el poder popular
Por:  / 11 agosto, 2015

GUADALAJARA3.0/Francisco Felix

(11 de agosto 2015).-

Este domingo 9 de agosto, la caravana norte de los padres y familiares de los 43 normalistas desaparecidos de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa estuvo en Guadalajara en un acto político para demandar la solidaridad del pueblo jalisciense con su causa, así como llamar a la unidad para hacer frente a los atropellos de la clase gobernante. El evento, al cual acudieron aproximadamente 300 personas, fue organizado por la Coalición Popular de Jalisco, conformada por sindicatos, organizaciones populares, estudiantiles, obreras, y fue realizado en la Glorieta a los Niños Héroes a las 11 de la mañana.

Esta caravana norte forma parte de las actividades emanadas de los acuerdos de la Asamblea Nacional Popular y su propósito es recoger la solidaridad del pueblo mexicano y mantener viva la lucha por la búsqueda de los normalistas desaparecidos. Con estas acciones se busca hacer frente a la iniciativa gubernamental que busca, por todos los medios posibles, que el clamor de justicia de los padres de los normalistas se ahogue en medio de la indiferencia y el olvido del pueblo mexicano. La caravana es, pues, un antídoto contra el olvido, la desmemoria y la impunidad, que tanto han lacerado al país.

Durante el acto se dio a conocer el itinerario de la caravana, así como las actividades próximas a realizarse. La caravana norte de los padres de Ayotzinapa partió de Chihuahua, y después de pasar por varios estados del norte, llegó este domingo a Guadalajara para dirigirse el lunes 10 a Colima, el martes 11 a Morelia y luego regresar a Guerrero para participar en una marcha en Acapulco el viernes 14. Asimismo, se informó que el sábado 15 se reunirá de nuevo la Asamblea Nacional Popular en Ayotzinapa, a la cual se invitó a representantes de organizaciones y a la ciudadanía en general. El 26 de agosto habrá manifestaciones frente a las embajadas de otros países en México con el fin de exigir justicia y castigo a los responsables materiales e intelectuales del crimen de Estado. Finalmente, el 26 de septiembre próximo, cuando se cumplirá el primer aniversario de la masacre de Iguala, se convocó a realizar una concentración masiva en la Ciudad de México. Los padres hicieron el llamado a que, en Guadalajara y en cada ciudad del país, la sociedad se sume con actos de protesta según lo permitan las condiciones de cada lugar.

Las intervenciones de los padres de los normalistas (hablaron cuatro de ellos) estuvieron marcados por su tono enérgico, firme, auténtico y humano. Los padres manifestaron su rabia, indignación y tristeza ante la desaparición de los normalistas. Rechazaron tajantemente la versión oficial que busca cerrar el caso y que señala que los estudiantes fueron quemados y sus cenizas arrojadas al mar. Fueron puntuales en señalar que el equipo de peritos argentinos aún no tiene pruebe científicas para concluir que sus hijos estén muertos, por lo que, en tanto esto no se demuestre con certeza, continuarán recorriendo todo el país y el extranjero exigiendo justicia y llamando al pueblo a solidarizarse con su lucha. Uno de los padres señaló que “a veces hasta da vergüenza ser mexicano

porque no tenemos un gobierno que resuelva nuestros problemas”, manifestando la profunda decepción respecto a la actuación de las autoridades de los tres niveles de gobierno, las cuales fueron repudiadas por todos los oradores, y señaladas como responsables, tanto de la desaparición de los normalistas, como de la crisis general que atraviesa el país.

Los discursos, sin embargo, distaron de limitarse exclusivamente a exigir justicia por el caso Ayotzinapa, pues se solidarizaron con otras luchas, movimientos y organizaciones, en un llamado a convocar a asambleas populares y crear un movimiento unificado que combata a la clase gobernante. Se hicieron referencias a la lucha de los profesores de la CNTE en contra de la reforma educativa que lacera sus derechos laborales. Un estudiante de Ayotzinapa tomó la palabra para describir las condiciones de estudio de dicha normal rural, el ambiente de camaradería que se desarrolla entre sus estudiantes, que se convierten en compañeros de lucha y casi en hermanos, así como para denunciar la embestida gubernamental en contra de las normales rurales, por ser semillero de luchadores sociales, lo cual es mal visto por el Gobierno. A nombre de sus compañeros de Ayotzinapa, el estudiante señaló que seguirán alzando la voz y luchando cada vez que vean una injusticia en cualquier lugar y que siempre defenderán a las normales rurales, por ser semillero de educadores que dan la vida por defender a su pueblo y verlo progresar.

En la parte final del mitin diversos integrantes de la Coalición Popular de Jalisco dieron lectura a un posicionamiento de solidaridad con la lucha de Ayotzinapa. Posteriormente, se dio voz a un habitante de la comunidad indígena de Ayotitlán, municipio de Cuautitlán de García Barragán, en la costa sur del estado, misma que desde hace varios años sostiene una heroica lucha en contra de la minera Peña Colorada pues ésta ha amenazado y despojado a los ejidatarios, con la complicidad de las autoridades, además de causar contaminación de las aguas y tierras, afectando con ello las actividades agrícolas de la comunidad. Por último, se dio voz a una compañera de la Universidad Veracruzana, quien dio lectura a un posicionamiento exigiendo justicia y la renuncia del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, tras el asesinato el pasado 31 de julio de la activista veracruzana Nadia Vera, junto con el periodista de Proceso Rubén Espinoza, y otras tres mujeres.

Este mitin en Guadalajara en solidaridad con Ayotzinapa se inserta en la perspectiva de lograr la unidad de los movimientos y luchas sociales del pueblo mexicano para lograr un cambio de fondo en el país, mismo que, como bien dijeron los oradores, no será posible en tanto la clase trabajadora y el pueblo se mantengan desinformados, indolentes y desorganizados.

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Narcobloqueos: miedo a la incertidumbre
En Guadalajara solía creerse que nada pasaba, que éramos una ciudad de orden y de acuerdos. En la ciudad vivían las familias de los narcos, justo porque era un lugar neutral, un lugar tranquilo. Tras los narcobloqueos del pasado 1 de mayo esas creencias se desdibujaron y nos colocaron en una situación de incertidumbre.